Follow by Email

jueves, 13 de diciembre de 2012

Yujuuu!!! y ya puedo contratar a alguien!!!!


Y resulta que consigo emprender y que ahora tengo que contratar a MI PRIMER EMPLEADO (como soy una persona fundamentalmente positiva, se que es el primero...no el único) y llegamos al dilema, ¿a quien contrato? a mi más mejor amigo?, a ese que conozco desde primaria?, con el que he pasado los mejores momentos de mi vida?, con el que se que me voy a reír todo el dia???

NOOOOOO eso casi es peor que emprender con amigos...

El primer empleado es lo que más asusta, se empieza una nueva etapa... subimos el escalón de los emprendedores...contratar!!! Es el momento en que mayores dudas asaltan porque nos enfrentamos a las dificultades de definir el perfil: establecer cuál debe ser la formación, competencias y habilidades y ajustarlas a una retribución correcta (o al menos posible). Lo primero es definir el coste y la duración del contrato, y segundo donde lo busco?

Una vez definidas nuestras necesidades, tenemos que intentar llegar a los candidatos más adecuados para el trabajo que ofrecemos. Esto no siempre es fácil. Hay diferentes maneras de contactar con ellos y habrá que elegir aquellas que más nos convengan dependiendo de nuestra necesidad. No será lo mismo buscar un trabajador con alta cualificación que un obrero manual. Y la abundancia de candidatos puede complicar la búsqueda si no tenemos claros los criterios de selección. Además hay que tener en cuenta, que el hecho de que en esta época haya tantos candidatos, hace que el proceso de búsqueda sea mucho más largo, y que incluso no se encuentre al candidato ideal que nos hemos imaginado.

Estos son algunos de los recursos con los que contamos:

Portales de empleo. Si utilizamos este recurso debemos especificar muy bien que es lo que se busca, cuales son las características que debe tener el candidato, que debe saber, que herramientas debe conocer. En estos portales lo normal es que se haga un cuestionario previo que sirve de filtro para preseleccionar los candidatos en función de los parámetros que decida el empleador. Existen muchos portales incluso muy especializados:  Infolancer.net (portal para freelance de Infojobs.net) para secretarias y recepcionistas (Secretarias.com), del sector de la moda (Tiendasdemodaonline.com), turismo (Turijobs.com, Turiempleo.com), informática y telecomunicaciones (Tecnoempleo.com), energías renovables y medioambiente (Ambientum.com, Enviroo.com), etc. Y los generalistas especifica que como Infojobs.net, Infoempleo.net, Monster.es, Trabajar.com, etc.,

Boca a boca y redes sociales. Sigue siendo uno de los medios de reclutamiento más usados. Hay que tener en cuenta que el 70 % de las ofertas de trabajo se encuentran fuera del mercado de trabajo. Las redes sociales son la adaptación a nuestros tiempo del boca a boca. Para los candidatos, Facebook es la red más valorada para buscar empleo. Para los empleadores, LinkedIn. 

SEPE, la alternativa pública. El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE, el antiguo INEM) y los distintos organismos regionales homólogos son otra fuente a la que acudir. Basta con rellenar un formulario especificando las características del empleo ofrecido. Sin embargo, no es uno de los medios preferidos por los emprendedores. En primer lugar, por la lentitud del proceso. Además, la criba realizada por estos servicios a veces no es del todo satisfactoria. Firmando un convenio con este organismo se puede acceder a la incorporación de parados de 18 a 25 años de edad como aprendices o becarios bajo la forma de ‘prácticas no laborales en empresa’.

Entorno académico. Los Centros de Orientación e Información de Empleo (COIE) de las Universidades son un buen vivero donde encontrar talento sin que ello suponga un enorme coste. Para contar con los servicios de un becario que compatibilice estas prácticas con sus estudios tendremos que firmar un convenio de colaboración con la universidad, donde se recogerán aspectos como el horario de las prácticas, cuantía de la beca, duración, tareas a realizar, etc. El inconveniente es que se trata de personas sin experiencia y que el procedimiento de contratación suele ser lento. También podemos recurrir a escuelas de negocios y colegios profesionales.

La agencias ETT. Los autónomos y microempresas recurren poco a estas entidades, pero pueden ser útiles para realizar un contrato temporal y descargarnos del trabajo de búsqueda y preselección. Así, ahorramos tiempo y esfuerzo en una tarea para la que no estamos tan capacitados como estos profesionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario