Follow by Email

domingo, 11 de noviembre de 2012

Como evitar convertirte en un mal jefe




Resulta que si se pregunta a la gente, todo el mundo, pero todo el mundo dice que alguna vez en su vida ha tenido un jefe de esos que se les define como malos jefes... de esos que te dicen cuando no puedes más y dices que llevas 15 horas seguidas trabajando. "que me dices, si el dia tiene 24 horas... y la noche 8 más"...de esos....Además muchos de los preguntados aseguran que tener un mal jefe les anuló como persona, les bajo la autoestima y no se han podido recuperar.... Bueno, no será para tanto...pero tener un mal jefe provoca un cierto desánimo que en muchos casos trunca tu propio desarrollo profesional.

Cuando un emprendedor consigue tener éxito en su proyecto no implica que su habilidad  para concretar ideas en negocios vaya acompañada de la capacidad para lograr que los empleados sean ‘colaboradores felices' y ahí empieza el problema. Por regla general estos emprendedores que llegan a ser malos jefes son autoritarios, narcisistas y algo paranoicos. 



Autoritarios porque por regla general les ha costado mucho llegar donde han llegado, y les resulta dificil considerarse una parte del equipo, son los que dan las órdenes y eso genera en sus subordinados un sentimiento de imposición y si consideran que esas órdenes se han dado con cierta agresividad, al final se puede llegar a cierta rebeldia por parte de los subordinados. El narcisismo, afortunadamente no suele darse en el caso de los emprendedores..pero si puede darse en el caso de que un líder haya llegado a ese puesto sin lucharselo, por lo que puede considerar que si se rodea de un equipo mediocre y no brillante no le harán sombra... afortunadamente como hemos dicho antes...esta característica no suele ser muy común en nuestros emprendedores que saben que el éxito de un equipo brillante es su propio éxito. Y por último muchos jefes pecan de ser un poco paranoicos, fiscalizan a su propio equipo, y en muchos casos no les dejan tomar decisiones, o generar nuevas ideas, limitan el potencial de los empleados al desarrollo de actividades meramente reactivas. 

Como no ser un mal jefe? Partimos de la base de que nadie quiere que sus empleados le consideren un mal jefe, así que primero hay que convertirse en líder, hay que ser más tolerante y conseguir que tu equipo sienta verdadera admiración por ti. Que tu equipo sepa que tu eres quien les va a llevar al éxito seguro. Y como te puedes convertir en un líder admirado?
  1. Establece y concreta las metas comerciales. Diseña las estrategias que te permitirán alcanzar esas metas y haz partícipe de ellas a tus empleados.
  2. Promueve la innovación, tanto en productos como en calidad.
  3. Debes resolver problemas y tomar decisiones.
  4. Establece las prioridades y diseña una serie de tareas claves. Asigna esas tareas a quienes sabes que lo podrán realizar.  
  5. Ser un modelo para los demás: Enseñar con el ejemplo es la única forma en que se puede lograr aprendizaje en una organización. Los líderes se comportan como si los estuvieran viendo aún cuando nadie los mira.
  6. Persuadir, inspirar y motivar a otros a seguirte: Si las personas no te siguen entonces no eres un líder. Para lograr que tus compañeros te sigan y respalden es necesario ganar su confianza y respeto.
  7. Obtén resultados: La capacidad de obtener los resultados que se esperan es un factor que determina el éxito del proyecto y que las metas marcadas son alcanzables.
Realiza una continua evaluación de tu equipo de trabajo y genera tu propia autoevaluación. Primero olvida todo el esfuerzo que tu has tenido que hacer para conseguir que tu proyecto de emprendimiento haya tenido éxito, porque entonces no dejarás de comparar lo que te ha costado a ti, con lo que hacen los de tu alrededor, y tu relación de jefe con los empleados será mala, lo que fijo que hace que se baje la productividad. Analiza a tus empleados y piensa que si con lo que sabes ahora de ellos, tuvieras que volver a contratarles a cuantos de ellos no lo harías?. Así te puedes hacer una idea de los parámetros que no funcionan y puedes modificarlos. Y marca muy claramente tus responsabilidades y las de ellos.

Como un segundo paso debes preguntarte "¿qué habilidades especiales tienes que funcionan de manera adecuada para tu negocio?, ¿qué es lo que te gusta hacer en tu negocio y qué es lo que más disfrutas?" Las respuestas te darán la pauta de las habilidades que debes promover entre tu personal y los aspectos que debes cuidar para tener un ambiente laboral armonioso.

Y recuerda que hay 8 cosas que debes evitar si no quieres convertirte en un mal jefe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario