Follow by Email

martes, 18 de marzo de 2014

Coworking: ventajas de compartir oficina


Con prácticas muy similares a las de una cooperativa, el coworking se ha convertido en una nueva y rentable fórmula para trabajar. Suelen apuntarse a ella los profesionales independientes relacionados con Internet y las nuevas tecnologías (diseñadores, programadores, periodistas…), porque tienen la oportunidad de establecer su propia oficina en un lugar físico (fuera de casa) sin tener que asumir los elevados costes de un alquiler y otros gastos corrientes. A cambio, consiguen un espacio propio y tienen ocasión de iniciar relaciones fructíferas con otros profesionales o empresas del sector. 
 
El coworking está basado en la posibilidad de compartir oficina con otras personas. En España ya existen decenas de espacios de trabajo especialmente diseñados para profesionales nómadas: personas que deciden emprender un proyecto y llevarlo a cabo, sin asumir riesgos demasiado elevados, en una oficina que disponga de todos los servicios necesarios: mobiliario, conexión a Internet, salas de reunión con proyectores, fotocopiadoras, salas polivalentes y hasta cocina office. El precio por el alquiler de estos espacios puede oscilar entre los 40 y los 200 euros, dependiendo de si estamos interesados en alquilar una sala para una reunión puntual o de si necesitamos una oficina para toda la jornada y durante un tiempo indefinido. 
 
Ventajas
 
El coworking es una fórmula de trabajo ventajosa per se. El ahorro en costes, que en este caso son compartidos, es una de las características más apreciadas por aquellos profesionales que deciden sumarse a un proyecto de este tipo. Así, los gastos de Internet, luz y agua, entre otros, pasan a ser de carácter comunitario y a estar dentro de la cuota mensual del alquiler acordado. La segunda ventaja tiene que ver con el factor cooperativo. 
 
El hecho de entrar a formar parte de un proyecto de coworking propicia las relaciones con otros profesionales que, de no ser a través de esta fórmula, no habríamos conocido. El intercambio de experiencias e información es vital para crear nuevos vínculos y quién sabe, si compartir futuros proyectos o negocios. 
 
Finalmente, el coworking constituye una buena manera de abandonar el pensamiento individualista para empezar a trabajar de manera cooperativa. Esta nueva mentalidad nos ayuda, sin duda alguna, a imaginar, crear y llevar a cabo proyectos mucho más ricos y exitosos. 
 
Hay que tener en cuenta…
 
Ya hemos dicho que el ahorro en costes es la semilla del coworking. Por este motivo, hay que tener en cuenta que a los gastos mensuales habituales tendremos que sumar el importe solicitado por el centro de coworking al que nos hemos inscrito. Es necesario y justo que lo tengamos en cuenta para acudir puntualmente al pago de las cuotas, gesto que repercutirá directamente en el buen funcionamiento de la comunidad. 
 
Por otra parte, conviene tener en cuenta que los espacios de coworking suelen tener un horario fijo que también deberemos respetar, a no ser que los responsables del proyecto manifiesten ciertas concesiones. Y aunque a priori este hecho puede resultar poco ventajoso, sin duda contribuirá a que nos marquemos un ritmo profesional y personal distinto, seguramente menos denso y más productivo para pensar mejor y disfrutar más de nuestro tiempo de descanso.
 
Consulta los espacios de coworking en España
 
También te puede interesar:

Fuente: INFOJOB

No hay comentarios:

Publicar un comentario