Follow by Email

martes, 11 de febrero de 2014

6 consejos para emprendedores aprendidos en Breaking Bad


La mayor parte de los fans de Breaking Bad vieron la serie quedándose solo con la historia principal, tomando de forma literal a sus personajes que, por otra parte, eran ya lo suficientemente complejos. Pero hay también quien le encuentra aplicación práctica a todo, quien ve la serie y es capaz de extraer consejos para la vida que nada tienen que ver con convertirse en narco. ¿Un ejemplo? Greg Gottesman, Director Ejecutivo de Madrona Venture Group, ha encontrado lecciones muy valiosas que todo el que quiera montar una startup debería aprender. Aquí van los 6 consejos para emprendedores aprendidos en Breaking Bad:

1. Escoge bien a tu cofundador. Los cofundadores de una startup deberían complementarse, algo que entendió muy bien Walt White al buscar a su compañero. Él aportaba el conocimiento sobre química para cocinar la droga; Jesse Pinkman sabía cómo funcionaba el negocio y cómo y a quién vendérsela. Departamento de producción y departamento de distribución cubiertos. En el mundo de los emprendedores es igual: suele haber un cofundador más técnico y otro más orientado al negocio, con habilidades que cubren las debilidades del otro y con personalidades complementarias.


2. Sigue tu pasión. “Lo hice por mí. Me gustaba. Se me daba bien. Y estaba realmente… estaba vivo”. Con esas palabras explicaba Walt en el último episodio de Breaking Bad que lo de conseguir dinero para dejar a su familia había sido una excusa, que en realidad se dedicó a cocinar droga porque le apasionaba. Cualquiera que quiera lanzar una startup debe hacerlo también solo si le apasiona, si no es capaz de pensar en otra cosa, si es realmente lo único que se ve disfrutando haciendo. Tener una startup provocará momentos difíciles y es, al fin y al cabo, una locura, por lo que es mejor que te guste.

3. Diferénciate de la competencia. Las startups muchas veces nacen con un producto que ya existe, se meten en un mercado en el que ya hay otros jugadores. El producto debe ser de calidad (como la droga pura que hacía Walt), pero también tener un extra de diferenciación, una marca que lo haga realmente único e identificable. En el caso de Walter White era el color azul de su metanfetamina.

4. Escoge solo a partners en los que confíes. Uno no puede montar una startup solo o con un pequeño equipo, siempre necesitará partners externos para algunas tareas y asesores para cuando no sepa qué hacer. Walter White tenía a Saul Goodman, su abogado, que además de hacer sus funciones le ofrecía siempre consejos muy valiosos. Era alguien de quien se podía fiar. La confianza en los partners y asesores es clave en cualquier negocio.

5. Piensa antes de hablar en público. Cualquiera podría estar escuchando: empleados, competidores, partners, etc., algo que todo emprendedor debe tener en cuenta antes de hablar en público, ya sea en la televisión, para el periódico, en su blog o simplemente en Twitter. Los seguidores de Breaking Bad seguro que recuerdan qué pasó cuando dos antiguos colegas hablaron mál de Walter White en la tele.

6. La vida es corta: evita la cárcel. Nunca está de más recordarlo: es necesario mantenerse lejos de negocios ilegales o negocios que están en la cuerda floja de la legalidad (que podrían pasar a ser ilegales según el país o el gobierno). Por eso el negocio de Walt, cocinar y vender metanfetamina, claramente no era de esos que ayuda a dormir tranquilo por las noches.

También te puede interesar leer:

Lo que los emprendedores pueden aprender de Los Simpson

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada