Follow by Email

viernes, 8 de noviembre de 2013

Finanzas para emprendedores no financieros. Consejo I

FINANZAS PARA EMPRENDEDORES NO FINANCIEROS I




Además de los interminables trámites necesarios para poner en marcha el negocio hay otro tema fundamental y muy desconocido para los ilusionados emprendedores, la financiación. Muchos se creen que hacer cuentas sabe cualquiera,  o todo lo contrario los números le retraen en su impulso emprendedor.



Hace una año llegó a mis manos un fantástico dossier de la revista Emprendedores en el cuál Pilar Alcázar a través de ocho asesores aclaraba las dudas financieras más frecuentes de los promotores de un negocio y explicaba cómo evitar las principales situaciones de riesgo financiero a la que se enfrentaban los emprendedores. 



Vamos a desglosar el dossier en distintos post de este blog, eso sí, en un lenguaje más cercano. 



No tengo dinero pero si una gran idea, ¿puedo empezar financiando todo lo que necesito para empezar?.



NO. Esta es la unánime opinión de los expertos. Se recomienda disponer de al menos la mitad de la cantidad necesaria para empezar. Es más, lo lógico sería, no sólo tener en cuenta el dinero necesario para empezar (inversión inicial) además es imprescindible contar con el dinero necesario para afrontar los pagos que se deben hacer hasta cobrar el dinero de los clientes, en términos financieros el capital circulante. 



Es después cuando surge otra pregunta: ¿En qué me gasto el dinero propio y en qué el que me prestan? Dos normas deben orientar nuestra toma de decisiones: 

• los activos fijos, es decir, aquellos bienes fundamentales y que dan consistencia al negocio y por tanto esenciales para la función de producción de la empresa (locales, terrenos, equipos, vehículos….) deben adquirirse con financiación permanente (hipotecas, leasing, préstamos a largo plazo…)
 • las inversiones variables (existencias, créditos a clientes...), son mejores las líneas de crédito, el descuento comercial, la negociación con proveedores y el aplazamiento de pagos en tanto sea posible. 


¿Y si dispongo de todo el dinero necesario para la inversión inicial lo destino a la misma? 


No inviertas todo tu dinero, esta es una de las mejores recomendaciones de todo el dossier. Lo normal es pensar que si tenemos dinero para comprar todo ¿para que pedir créditos y pagar intereses por ello?, pero si las condiciones de la financiación son buenas puede ser mejor que autofinanciarse con todo el capital que tenemos. ¿Por qué? Por qué si la financiación la podemos pagar con los flujos de dinero generados por los cobros el dinero propio no gastado en la adquisición de equipo nos permitirá disponer de un fondo para afrontar los imprevistos y las necesidades de dinero. Por ejemplo, no somos capaces de cobrar a un cliente pero el proveedor nos exige el pago de sus mercancías, si no pagamos al proveedor este no nos volverá a servir y probablemente ningún otro, así que es mejor "no quemar" todo el dinero en la inversión inicial y dejar un fondo para los “por si acaso” que decían nuestros sabios padres, esto es lo que los financieros denominan Fondo de Maniobra y nuestros padres "colchón". Además se podría analizar la rentabilidad del dinero no invertido en la empresa y valorar otro destino al mismo más rentable, la necesidad de adquirir el bien y sus posibilidades de financiación. 


En resumen: 


  1. Necesitas tener en tu poder (financiación propia) la mitad del dinero para empezar (la inversión inicial) y la cantidad necesaria para subsistir mientras esperas a cobrar tus primeros trabajos. 
  2. Valora que destino das a la financiación ajena (lo que te prestan) y cuál a la propia, busca equilibrio.
  3. Finánciate de manera que tus cobros te permitan pagar las cuotas de esos préstamos que vas a pedir, los gastos iniciales hasta cobrar con regularidad y guarda algo de tú dinero para posibles imprevistos que te aseguro que vas a tener (fondo de maniobra). 



Pues en este post tan simple has aprendido: Lo que es la inversión inicial, lo que son activos fijos, lo que es el capital circulante, lo que es financiación propia, lo que es financiación ajena, y lo más importante que es el fondo de maniobra y su utilidad. NUNCA TE QUEDES SIN FONDO DE MANIOBRA…así evitarás el paso previo a tus problemas de financiación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada