Follow by Email

jueves, 14 de noviembre de 2013

Cómo protegerte de los los zombies de tu empresa!!!



Los zombies abundan estos días en muchas partes pero no nos damos cuenta de que están presentes en nuestros entornos de trabajo durante todo el año. Son personas que anhelan acabar con el cerebro de los demás, para convertirlos en tan poco productivos como ellos. He aquí una guía elaborada por Kevin Daum, colaborador del portal Inc., para aprender a ahuyentarlos.

1. El zombie de las cinco.

Si la hora de salida de tu oficina son las seis, la mayoría de la gente baja considerablemente su productividad a partir de esa hora. Pero el zombie de las cinco lo hace alrededor de una hora antes. A partir de esa hora empieza a reorganizar su mesa, a mirar por la ventana, e incluso a acercarse a los demás, a ver si les convierte. 

¿Cómo protegerte? Especialmente si se sienta cerca de ti, házte un horario diario que incluya actividades agradables por la tarde. Los zombies detestan la gente que disfruta de su trabajo.

2. El zombie cotilla.

Este tipo de ser se caracteriza porque tiene hambre de drama en la oficina. Están siempre persiguiendo el chismorreo y repartiendo leña a diestro y siniestro a espaldas de los demás. Así causan angustia emocional a sus compañeros que en la mayoría de los casos, mantienen esas malas sensaciones cuando salen de la oficina, y esto es lo que mejor les alimenta.

¿Cómo protegerte? Mantén tus conversaciones centradas en proyectos de trabajo enfocadas a establecer procesos y alcanzar soluciones. Si tienes que hablar de otros compañeros, que sea en positivo o si no, haz cómo si no supieras de qué va, pero no entres a cotillear.

3. El zombie ególatra.

No pueden funcionar si no tienen la atención de todo el mundo centrada en ellos. Para conseguirlo, gritan cuando hablan, dan golpes en la mesa, pisan exageradamente fuerte o hacen cualquier otra cosa que permita llamar la atención de los demás hacia ellos mismos.

¿Cómo protegerse? Guarda el ego para cosas personales, y en el trabajo, céntrate en obtener resultados en grupo. Participa en el establecimiento de un clima respetuoso y cooperativo, que pronto rechazará de manera natural a esta especie.

4. El zombie indeciso.

Es un personaje incapaz de tomar decisiones por sí mismo, y si cuando lo hace, las cosas no salen exactamente como esperaba, su única reacción es tirar la toalla y pasar por las mesas de los compañeros con los ojos vidriosos y preguntándose el porqué de su mala suerte, y construyendo una teoría de la conspiración que además puede atraer a otros tipos de zombies.

¿Cómo protegerse? Asegúrate de que tu empresa tiene una visión clara y de que la conoces. Toma con esta base las decisiones sobre tu futuro y anima a otros a hacer lo mismo, claro está, respetando siempre la jerarquía establecida.

5. El zombie al que le sobra el tiempo.

Sorprendentemente, a pesar de la difícil situación del mercado laboral, hay gente a quién le sobra tiempo en la jornada de trabajo. Por eso llegan tarde, se van pronto y se pasan dos horas desayunando. Nada para ellos es urgente y además de perder su tiempo, intentan hacérselo perder a los demás. 

¿Cómo protegerse? Pregúntate a ti mismo - o incluso a ellos – por que siguen en su lugar de trabajo y si no creen que podrían sentirse más satisfechos si utilizaran mejor su jornada laboral. Quizás su pasión es hacer otra cosa, entonces empújales a luchar por lo que realmente les guste.

6. El zombie sin plan.

Puede tener ciertas habilidades, inteligencia, talento, pero no tiene un plan sobre el que ejecutarlos. Su desempeño es irregular y nunca trabaja en la misma dirección. Crea caos en la oficina haciendo que otros se desorienten y dando la sensación de un equipo sin rumbo.

¿Cómo protegerse? Establece una buena planificación de tu trabajo conjuntamente con tu superior. No permitas que tu mente vague por distintos proyectos, y aprende a concentrarte cada momento en la tarea que requiere tu atención. Así estarás poniendo tu granito de arena en hacer que el esfuerzo colectivo llegue al puerto establecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario