Follow by Email

viernes, 22 de marzo de 2013

Los cinco tipos de emprendedores que existen



Partiendo del libro “Entrepreneurial DNA”, de Joe Abraham y teniendo en cuenta que todos los emprendedores son únicos, pero tienden a compartir características con ciertos arquetipos. Algunos emprendedores son verdaderos inventores que ven los retos de construir un negocio como un mal necesario; otros son auténticos marketers que creen que pueden atraer a los consumidores con cualquier oferta; y otros, simplemente quieren contribuir a hacer de éste, un mundo mejor.

En función de esto podemos considerar estos cinco tipos de emprendedores:

1. Constructor
Estos emprendedores son los máximos jugadores en el juego de los negocios; siempre están buscando estar dos o tres pasos delante de la competencia. Por lo general se describen como enfocados, fríos, despiadados y calculadores. Muchos podrían decir que Donald Trump pertenece a esta categoría.

2. Oportunista
El Oportunista corresponde a la parte especulativa del emprendedor interno que todos tenemos. Es esa parte de nuestros seres que quiere estar en el momento y lugar indicado, aprovechando el timing para ganar cuanto dinero sea posible. Si alguna vez te has sentido tentado a aceptar un trato monetario, como comprar una acción o un inmueble, ése es tu lado oportunista hablando. 

3. Especialista
Este emprendedor entrará en una industria y permanecerá en ella de 15 a 20 años. Tienen gran experiencia y conocimiento del sector, pero suelen batallar por destacarse en mercados competitivos. Éstos corresponden a, por ejemplo, diseñadores gráficos, expertos en TI o contadores y abogados independientes.

4. Innovador
Generalmente encontraremos al emprendedor innovador en el ‘laboratorio’ del negocio trabajando en un invento, receta, concepto, sistema o producto que pueden ser la base de uno o varios negocios. El reto del Innovador es enfocarse en las realidades del negocio y en las posibilidades verdaderas del producto.

5. El Obligado
Desgraciadamente este es el emprendedor más frecuente en nuestro país, el preferiria no hacerlo, pero se ve obligado por las circunstancias a hacerlo, puede englobar cualquiera de las otras características, pero realmente no lo lleva en el ADN sino que lo ha inyectado el mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario