Follow by Email

lunes, 23 de julio de 2012

Y tú, puedes ser un emprendedor?



Si eres capaz de contestar si a mas de siete preguntas.. entonces puedes ser un emprendedor.

Sabes mucho de un tema: 



Cualquiera puede emprender, no tienes porque ser el que más sabe del mundo de ese tema, ni siquiera tienes porque saber más que lo básico. El conocimiento del sector se adquiere con la experiencia. No tienes porque ser tu el que ponga la experiencia en el sector.


Tienes Autoconfianza:



Crees en ti mismo? Pues eso que llevas ganado. Hay que creer en uno mismo y en el proyecto. Hay que tener en cuenta que al comenzar un proyecto vas a tener que pedir ayuda, presentar tu proyecto, buscar financiación, alianzas, y cuando se tocan muchas puertas es muy probable que lo que cuentas no les guste a muchos, y esto si careces de la autoconfianza necesaria te va a hacer dudar. Y hay que esperar paciente a recibir las señales positivas.


 
Eres apasionado: 



Suena a cliché, pero la pasión es uno de los motores más importantes. El amor por lo que se hace debe estar presente en todo momento. Por eso, a lo mejor es interesante que emprendas sobre tus pasiones, tus hobbys, lo que te hace feliz... 

Buscas los mejores elementos: 



Buscar un personal excelente es una de las claves del éxito. Aunque a priori no parezca lo más importante las personas de las que te rodean son las que harán que tengas éxito o no. Uno no se las puede saber todas, pero si puede conseguir personas que le ayuden a desarrollar el proyecto y a sacarlo adelante. Y como hemos dicho antes para emprender no tienes porque saber mucho de nada, pero rodéate siempre de gente que si que lo sepa.

Ves lo que otros no han visto: 



Cada negocio tiene su reto. Tratar de hacer algo diferente a los demás y no copiar. El que copia ciento por ciento tiene menos posibilidades de alcanzar el éxito, pero el que lo mejora tiene todas las posibilidades de triunfar.

Te gusta arriesgarte: 



Innova. El reto siempre está en el cambio, en proponer algo nuevo.  

Controlas las finanzas:



La parte financiera siempre estará allí, los pagos no deben retrasarse, las cuentas deben cuadrar, y el problema de un emprendedor es que debe convivir cada día con la posibilidad de que las cuentas no cuadren nunca.

Tienes paciencia:


Los negocios buenos toman su tiempo para empezar a caminar y si son buenos requieren capital. Al principio se requiere mucha paciencia, perseverancia e insistencia. También puedes plantear otro tipo de negocios más rápido una start up por ejemplo pero deberás tener paciencia de todas formas para obtener resultados.

Tienes los ojos y los oídos abiertos: 



Mira como evoluciona el mercado, escucha lo que te dicen los clientes, y modifica lo modificable, cambia lo cambiable y elimina lo que no puede modificarse.


Eres consciente de que todo lo que hagas no le va a gustar a todo el mundo: 


No le vas a gustar a todo el mundo, ni tu ni tus productos, pero lo que no guste te ayudará a mejorarlo y a seleccionar otras cosas que si que gusten.



No hay comentarios:

Publicar un comentario