Follow by Email

domingo, 12 de junio de 2016

Un caso práctico de como utilizar bien las redes sociales


Las redes sociales generan tráfico cualificado, lo que equivale a más conversiones, y además tienen un efecto beneficioso en SEO. Por supuesto, todo esto a condición de usarlas bien. Muchos emprendedores viven totalmente ajenos a la Web Social. Las razones principales por las que esto sucede son dos:
  • Han tenido malas experiencias previas y creen que las redes sociales no sirven.
  • Falta de afinidad personal con las redes sociales.
La más frecuente es la segunda. El pequeño emprendedor que es “su propio departamento de marketing” usa las redes sociales en lo profesional igual que en lo personal. Si desconfía de ellas o no sabe usarlas, está condenado a tomar decisiones fuertemente condicionadas por su posición personal. En este caso, solo la contratación de talento (empleados, consultores, mentoring, etc.) y la formación pueden sacar al emprendedor de ese callejón sin salida en el apartado de la comunicación.
No utilizar las redes sociales como parte de la estrategia de comunicación es una cosa, pero utilizarlas mal y además gastando dinero, es otra, posiblemente peor. ¿Qué es lo que normalmente se hace mal?

Las redes sociales no son el lugar donde vendes, sino el espacio desde el que diriges tráfico al lugar donde SÍ vendes

En efecto, hablar de las excelencias de tu producto o servicio en la redes sociales NO te va a funcionar. Llevar tráfico a tu espacio comercial, SÍ.
Conceptualmente hacer esto es muy sencillo:

Convierte tu web en un foco de atracción sintonizado con los intereses de tu audiencia, en lugar de un espacio exclusivamente comercial.


Comparte valor en redes sociales recordando que:

 

El mensaje “Te quiero vender algo” NO es un foco de atracción de tu audiencia.


En cambio, SÍ son focos de atracción de tu audiencia cosas como estas:

  • Contenidos prácticos en un blog.
  • Secciones con utilidades.
  • Documentos o materiales interesantes que solucionen problemas o satisfagan necesidades de tus clientes.
  • Videos NO comerciales, con contenidos que pongan en relación las motivaciones de tus clientes con tu actividad.
  • Memes.
  • Etc., etc., etc… seguro que ya has captado la idea.
La clave de esta estrategia se llama: GENEROSIDAD. La atención de tu audiencia te la tienes que ganar aportándole algo. Parafraseando a Kennedy... "no pienses en lo que tu audiencia puede hacer por ti; piensa en lo que tú puedes hacer por tu audiencia". Ese es el enfoque ;)
Así pues, primero ATRAER y luego VENDER. Sigue el esquema tradicional de la buena comunicación "A.I.D.A.":
A - Atraer
I - Interesar
D - despertar el Deseo
A - mover a la Acción

Las redes sociales son tu mejor arma de seducción

Tus contenidos de valor, por el mero hecho de existir, no van a atraer público. El público no sabe que esos contenidos están a su disposición. Ahí es donde necesitas a las redes sociales.
Ya sea mediante alcance orgánico (los seguidores que ven tus publicaciones), viral (los no seguidores que ven tus publicaciones porque alguien las ha compartido) o especialmente de pago (publicaciones que promocionas para llegar a más gente), las redes sociales te permiten llegar al centro de tu diana, a aquellas personas que están interesadas en lo que haces y que por tanto podrían convertirse en clientes.
Las redes sociales te aportan otro valor esencial para vender: información. Los usuarios de las redes sociales no son números, son personas con atributos que puedes segmentar. Por ejemplo, con unos pocos euros puedes hacer una campaña en Facebook dirigida a personas que tienen determinados intereses, edad y lugar de residencia.

Caso práctico
Imagina que tienes un negocio de ropa deportiva en Logroño. Podrías hacer algo así:
  1. Crear contenidos de máximo interés para las personas que practican deporte, preferiblemente en video. Por ejemplo, tutoriales para iniciarse en las actividades deportivas con más demanda.
  2. Compartir en redes sociales el enlace a esos contenidos, de forma atractiva.
  3. Promocionar esos contenidos en Facebook, segmentando de tal manera que solo los vean personas específicamente interesadas en esas disciplinas deportivas y que vivan en Logroño (tú decides la cantidad a invertir, puede ser de unos pocos euros).
  4. Realizar acciones especiales para fidelizar a esas personas, crear una comunidad y hacerla crecer: ofertas en redes sociales, concursos, eventos físicos, etc.

En resumen:
  1. Contenido de interés para tu audiencia.
  2. Comunicar el contenido a esa audiencia vía redes sociales.
  3. Reforzar con publicidad para alcanzar una masa crítica adecuada (sobre todo al principio).
  4. Actividades para crear una comunidad activa y motivada en torno a las personas a las que has alcanzado.
Cuando esas personas que ya te conocen y que de alguna manera tienen un vínculo con tu negocionecesiten comprar, probablemente se acordarán de ti. Si el resto de tu propuesta de valor es buena, habrás creado un círculo virtuoso que podrá llegar a ser clave para tu negocio. Por supuesto, esto requiere dedicación y sobre todo "cambiar el chip". Antes no había que hacer nada de esto para vender; antes, no vivíamos en la Sociedad de la Información. Ahora sí. Llegados a este punto, la pregunta obligada es "¿qué pasará cuando todo el mundo aplique este tipo de estrategias?". Pues que ganará el mejor. De momento, como esto solo lo hacen unos pocos, quizás tengas ante ti una oportunidad única. Para aprovecharla, invierte en asesoramiento y en formación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario