Follow by Email

viernes, 30 de mayo de 2014

‘Gogglebox’: cuando ver y opinar de tele se convierte en un programa de éxito


Analizamos el formato de Channel 4 que nació como experimento sociológico y ahora triunfa en audiencias. Muestra a familias de todo el país opinando frente al televisor.  ¿Qué tiene para gustar tanto? También tuvo su polémica.

Podría pasar por experimento sociológico, como un mero documental más sobre los hábitos televisivos de los británicos, pero Gogglebox es televisión de entretenimiento. Un formato creado por la productora Studio Lambert que ha crecido exponencialmente en un año, pasando de ser casi invisible en la parrilla de Channel 4 a ocupar el puesto de lo más visto semana tras semana, con audiencias de no menos de 3 millones de espectadores y datos aproximados del 12 % de share (en una cadena donde la media es del 6 %).

¿Y qué es, qué hace y qué tiene Gogglebox que tanto gusta? El espacio muestra distintos hogares británicos sentados frente a la televisión, viendo los programas de la semana y opinando y reaccionando ante lo que ven.

Un plano fijo del sofá basta para captar los hilarantes comentarios de los protagonistas; un lote variado y multicultural en el que hay una pareja de gais, una familia con padre alemán, un matrimonio anciano, una pareja de pijos borrachines, un par de amigas negras, una familia india…

Es curioso ver cómo pese a tanta diversidad las respuestas a la visualización de un contenido concreto es la misma: rubor frente a una escena de sexo, conmoción ante una muerte inesperada o sonrisas frente a una imagen tierna.

La clave del éxito: el casting

La clave del éxito del programa ha estado, como siempre lo está, en la selección de los participantes. Algunos de ellos ahora verdaderas “estrellas” con miles de seguidores en las redes sociales y hasta proyectos de spin-offs en la misma cadena.

También hubo polémica

Pero al niño mimado de Channel 4 también le ha rodeado el escándalo. Hace poco menos de un mes la prensa inglesa denunciaba que el programa tenía guión, que los ocurridos comentarios de los “teleadictos” eran obra de los plumillas de la productora y no de sus ingeniosas mentes. Y que todo el visionado se hacía en una sola noche, y no a lo largo de la semana. Como era de esperar, cadena, productora y protagonistas lo negaron.

Sea así o asá, merece la pena verlo. Y hasta participar. Yo solo digo que Estados Unidos, China, Ucrania y Canadá ya tienen versión propia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada