Follow by Email

domingo, 15 de mayo de 2016

¿Doblaje o Subtítulos?


Mucho se ha discutido sobre cómo es mejor disfrutar un programa en la TV ¿doblado o subtitulado?
Habrá que analizar los pros y los contras de cada solución.
Empecemos con explicar (brevemente) el doblaje, donde la práctica es reemplazar las pistas de diálogos del audio original por una nueva pista en el idioma deseado, donde se conjuga el talento de traductores, adaptadores, actores, directores y técnicos e ingenieros en audio. Lo importante aquí es el Lip-synch que es ese pequeño o gran detalle que nos permite que percibamos más “naturales” las intervenciones. Esto tiene que ver con la manera en la que se mueven nuestros labios para pronunciar ciertas consonantes y vocales:
ff_lipsync_figure2.gif
Es decir, si en inglés encontramos una frase como: How are you? Donde no encontramos ninguna consonante donde se deban juntar los labios, sería poco recomendable traducirlo al español como un: “¿Cómo estás?”. por la “M” Entonces, para hacerlo más natural, la opción sería un “¿Qué tal?”, aunque también es importante ver que no es el mismo número de sílabas: en inglés tenemos tres y en español dos. Así que el doblaje es todo un arte; un gran desafío. Aquí entrará la capacidad interpretativa del actor para darle la naturalidad y la duración adecuada a cada expresión.
El doblaje implica un gran proceso de creación, pero también, si vamos a ser sinceros, en este proceso creativo se pierde mucho (algunas veces muchísimo) del mensaje original, es decir, por esa adaptación del ya mencionado lip-synch y nadie se dará cuenta, ya que la pista original de diálogos fue reemplazada.
Es muy común que el traductor termine su labor, fiel al guión que se le encomendó,  y en el momento de la grabación se realicen varios cambios (incluso de sentido) para dar una sincronía (o bien, por el simple gusto de las personas implicadas en las decisiones finales) y terminemos viendo un producto tergiversado en las equivalencias del mensaje original.
Otras  veces el público prefiere no ver el contenido, como en el caso de The Big Bang Theory, (que por cierto le ha ido un poco mal con la lluvia de críticas al doblaje)
y muchos otros programas donde hay una sobreactuación y muy mala adaptación. Para ilustrar esto, imaginemos: la típica vocecilla de doblaje, esa que arrastra palabras, la que habla “cantando” que nos hace pensar: ¡Nadie en el mundo habla así!  Además que escuchamos un reciclaje de voces, es decir, la misma voz del programa anterior que era de un detective y en el siguiente programa aparece como el chef protagonista, por ejemplo.
Por el contrario, existen innumerables casos donde el doblaje es excepcional, como en Disney, donde vemos un producto tan natural, tan cierto, tan bien traducido y adaptado que lo percibimos como propio de nuestro idioma. Incluso por las voces de los personajes y las notables interpretaciones de los actores de doblaje.
Para programas infantiles y caricaturas, sin lugar a dudas, el doblaje es la mejor opción.  El doblaje se hace un arte necesario. Habrá que recordar que México fue pionero en el doblaje al español gracias a la gran calidad en sus adaptaciones. Ahora se ha decidido que los productos se doblen a un español neutro, ibérico  o mexicano. Así el público se siente más identificado con el producto conforme a su región.
Para los programas enfocados para adolescentes y adultos la mejor opción será el subtitulaje, ya que se respeta la interpretación artística y la voz original de los personajes sin una “sobreactuación” o entonación innecesaria. En términos de traducción, el subtitulaje (bien realizado) es mucho más fiel que el doblaje, puesto que van en paralelo los diálogos en su idioma original y la traducción en texto.
Primero explicaremos que los subtítulos, lejos de ser una simple traducción, conllevan una adaptación y una síntesis de información. Lo que se traducen son ideas, no palabras. Al menos eso es lo ideal, aunque ya hemos escrito en otros artículos sobre la decadencia en la calidad de los subtítulos.
¿Cuáles son las ventajas de subtitular un programa?
  • La primera y más importante es que se respeta el audio original y la interpretación artística.
  • El espectador podrá leer la traducción al mismo tiempo que se producen los diálogos. (Aunque en últimos días las televisoras han defendido al doblaje argumentando que el “televidente no puede distraerse leyendo los subtítulos”, lo cual sabemos que no tiene fundamento alguno).
  • Tengamos o no conocimientos sobre un idioma extranjero, los subtítulos nos ayudan a reforzar nuestras competencias lingüísticas.
  • Si nos encontramos en un ambiente ruidoso, como en un restaurante, en el gimnasio o incluso si deseamos ver una película en la noche sin molestar a los demás, los subtítulos son una gran ventaja para no perder el hilo de nuestro programa.
  • La audiencia en América Latina desde siempre ha estado acostumbrada a disfrutar las series en su idioma original con subtítulos.
En las últimas semanas, ha surgido un rechazo contra las diferentes cadenas televisivas por la decisión de ya no transmitir sus series subtituladas, sino dobladas y además de todo sin la posibilidad de activar una pista adicional de subtítulos desde el televisor.
Esta inconformidad ha tenido un fuerte impacto en redes sociales donde se expresa una fuerte oposición al doblaje.
12439075_518764524975454_1202186623100267693_n.jpgCYoV8IuUoAE8F7r.jpg-large.jpeg
Incluso un programa en español de otras regiones, a pesar de hablar el mismo idioma, en muchas ocasiones nos cuesta trabajo entenderlo, ya que no estamos acostumbrados a diferentes acentos.
Gracias a una encuesta con alta participación de televidentes en todo América Latina, realizada durante el mes de enero de 2016 por un colectivo mexicano, deseoso de hacer llegar el mensaje de inconformidad a las televisoras, y a quienes agradecemos nos hayan compartido los resultados, se obtuvieron los siguientes datos conforme a laspreferencias de la audiencia:
Captura de pantalla 2016-02-16 a las 5.16.56 p.m..png
Captura de pantalla 2016-02-16 a las 5.17.02 p.m..pngNos queda claro que casi el 66% de los encuestados prefiere ver los programas subtitulados,  ya que así se puede disfrutar el idioma original y la interpretación artística.
Sorprende que la siguiente cifra, el 12.8%, prefiera subtítulos porque los ven como una gran herramienta de adquisición de una segunda lengua.
Queda en tercer lugar el hecho que el doblaje sea muy malo, por lo que podemos deducir que no es un “odio” generalizado contra el doblaje, sino contra el hecho de no tener acceso a los contenidos en su idioma original o la opción SAP (segundo programa de audio) + pista alternativa de subtítulos en televisión,  que desde nuestro punto de vista, es la mejor opción para todos los gustos y preferencias.
Tenemos que decir que la eliminación de los subtítulos en la programación es una decisión meramente arbitraria; una decisión que imposibilita a la audiencia disfrutar el contenido subtitulado e imponiendo el doblaje.
¿Cuál es nuestra recomendación?
No quedará duda que la gran mayoría de televidentes prefieren ver los programas subtitulados, pero existirá un importante número que los prefiera ver doblados (muchos dicen que así pueden hacer otra cosa mientras ven la tele), las razones son válidas para ambos casos.
Lo que no es válido es romper con la práctica que ha existido desde siempre en la forma de disfrutar las series de TV: los subtítulos.  Lejos de dar una solución tangible y real como presentar un programa en idioma original con pistas alternativas de audio y subtítulos, lo que se está generando es un rechazo al producto y, en el peor de los casos, un impulso a la descarga del contenido de manera ilegal.
Así que podemos llegar a una conclusión: ambas prácticas; el doblaje y el subtitulaje, son muy admirables (claro, bien realizadas) y conllevan un enorme trabajo. Se respetan todos los procesos creativos en el doblaje, pero también admiramos la interpretación artística de los actores reales de las películas y series.
La solución es sencilla: ofrecer los contenidos con las opciones SAP + pista adicional de subtítulos para que todos los televidentes puedan disfrutar del programa conforme a sus preferencias y a sus necesidades, en el caso de personas con discapacidad auditiva, se les está poniendo una barrera al acceso a los contenidos.
Estamos en un momento en el que la tecnología es nuestra mejor herramienta y se debe hacer uso de ella para implementar las soluciones necesarias para que todos podamos disfrutar los programas en televisión o internet. No se puede dar un paso atrás a la era digital, sino tomar ventaja de ella y del gran impacto que tienen las producciones audiovisuales a nivel mundial.
Las televisoras deben escuchar a la audiencia, puesto que se valen de los televidentes para seguir produciendo. No se puede hacer caso omiso a los comentarios sobre la eliminación de los subtítulos porque se corre el riesgo de perder adeptos e impulsar las malas prácticas como la piratería y la descarga ilegal de productos audiovisuales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada