Follow by Email

domingo, 10 de abril de 2016

Cinco errores que evitar en redes sociales

Cometer un error en las redes sociales es más fácil de lo que parece y no se soluciona eliminando el mensaje y “ya está”. Los social media funcionan en tiempo real y de cara a un público que puede ser, muchas veces, desconocido. Por lo que es complicado intentar tapar un error sin que nadie se haya dado cuenta.
errores en redes sociales
A un click, podemos encontrar numerosos ejemplos de meteduras de pata que se han hecho virales y han llegado a ser trending topic con las consecuencias que ello conlleva, crisis de marca, crisis de nervios para el community manager y saturación de mensajes o comentarios en torno al error. Algunos como éstos. Ahora entenderás por qué:
error redes
redes error2
¿Qué te han parecido? ¿Te gustaría que te llenasen tu timeline de mensajes seguidos? ¿O tener un problema con una empresa y que la respuesta sea vía redes sociales para quedar bien pero sin solucionarte el problema? Vamos a ver un poco más en detalle cinco errores que evitar en las redes sociales para llegar al corazón de nuestros seguidores:
  • La falta de dinamismo es uno de los más comunes que se pueden apreciar en redes sociales. Tenemos que intentar alimentar nuestro canal con variedad de contenidos y formatos, con fotos, vídeos, preguntas o cualquier otro tipo de publicación que haga que nuestros seguidores mantengan el interés por nuestro perfil. Tenemos que ser útiles, aportar valor.
  • Sin embargo, tampoco debemos de saturar, en este mismo sentido, con publicaciones demasiado constantes de temas que no tienen que ver con el presente o con una conversación real, puesto que vamos a conseguir que nos abandonen a la deriva y podemos incluso acabar “hablando” solos. Es mucho mejor dosificar la información o los mensajes e intercalarlos con otros de temática diferente. Además, crear una pequeña estrategia de publicación, ayuda a gestionar épocas en las que la carga de contenido en la red aumenta. Ya sabes, lo poco gusta, lo mucho cansa.
  • No contestar a los mensajes, consultas o ignorar las críticas o, incluso, ‘automatizar mensajes’ nos hace un flaco favor.  Aquí, el tiempo real juega un papel muy importante en las redes sociales. Los usuarios aumentan su estima hacia nosotros y nuestro entorno si perciben que estamos ahí para ayudar, dar explicaciones o aclarar las dudas les surjan. Un usuario satisfecho, agradecerá nuestro gesto marcando ‘me gusta’, retuiteando o dando las gracias. Si queremos que nuestras redes sociales sean un canal de atención al cliente, debemos hacerlo bien y a tiempo.
  • Por otro lado, tenemos que tener en cuenta que las redes sociales no son un monólogo en el que nosotros lanzamos mensajes y ya está, sino que son un canal de comunicación bidireccional, en la que el resto de usuarios nos está escuchando e interactúa con nosotros. Por lo que, qué menos, que responder agradeciendo, conversando o aportando valor a quienes invierten su tiempo en dedicárnoslo a nosotros, ¿no?
  • Cambiar la cantidad por la calidad. De nada nos va a servir tener muchos seguidores si a nadie le interesa lo que compartimos. Nos facilitará el trabajo tener menos cantidad de seguidores pero más proactivos con nosotros y nuestro contenido a la hora de gestionar las redes sociales. Buscar a nuestro público objetivo e intentar crear una estrategia para captar su atención de forma relevante tendrá más mérito que batir el récord de seguidores en redes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada