Follow by Email

jueves, 7 de febrero de 2013

Emprender en la web, tendencias a corto plazo




El consumo de contenidos a través de dispositivos móviles (teléfonos inteligentes y tabletas) centrará el desarrollo tecnológico a corto plazo. En España el 35% de la población tiene un dispositivo desde el que se conecta a Internet. En ese contexto, la nube como plataforma y como servicio, seguirá consolidándose al hacer viable proyectos que de otra forma no lo serían –cambiando la estructura de costes y haciéndola mucho más flexible-. Si en el año 2000 las empresas que utilizaban Loudcloud, la primera empresa de cloud computing, pagaban 150.000 dólares al mes para gestionar una aplicación básica de Internet, hoy el mismo servicio cuesta 1.500 dólares en Amazon. Por eso, cada vez más empresas y negocios, incluso los tradicionales, girarán en torno al software y distribuirán sus servicios online, disponibles en cualquier lugar, en cualquier momento y desde cualquier dispositivo. Entre estas tendencias destacamos:

Movilidad y geolocalización. Frente a la ingente cantidad de información disponible, el usuario reclama la personalización para consumir contenido que le resulte relevante. Lo consigue mediante recomendaciones a través de las redes sociales o localizando servicios y contenidos en el espacio físico. Algunos expertos consideran, por tanto, que el desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles incorporará cada vez más la geolocalización, que ayuda a satisfacer necesidades reales a través del mundo virtual. 

Publicidad móvil. La inversión publicitaria en los medios tradicionales seguirá cayendo a favor de la publicidad online y los móviles traerán buena parte de la inversión digital, al tratarse de un soporte más barato, innovador y que permite mayor segmentación del público objetivo. Cada vez son más las marcas que utilizan las aplicaciones para darse a conocer y establecer un nuevo canal de comercio electrónico. El entretenimiento y la geolocalización, junto a los servicios bancarios, serán los impulsores de la publicidad móvil. En cuestión de formatos, se seguirá afianzando el uso de elementos que permiten la interactividad, como los códigos BiDi, el advergaming y el pre-roll (vídeos antes de acceder al contenido), y cobrará importancia la realidad aumentada. 

La nube. En el sistema de cloud computing, dividido en tres capas -infraestructura, plataforma y aplicaciones, las primeras ganarán terreno sobre las aplicaciones. Cada vez más los nuevos desarrollos adoptarán arquitecturas que puedan ser adaptadas y extendidas por terceros. El modelo de negocio de software como servicio (SaaS por sus siglas inglesas) se impondrá en un momento de crisis económica en el que las empresas evitan grandes inversiones en infraestructuras, y en ese contexto, ganará quién aporte valor diferencial y concentre esfuerzos en mejorar la usabilidad y el diseño.

Televisión y vídeo. El vídeo, ya sea bajo demanda o no, en descarga o por streaming, de pago o gratis, seguirá siendo el rey en el consumo de contenido digital. La televisión conectada a Internet estará también muy presente -la UE calcula que en tres años, el 90% de los televisores a la venta en Europa incorporarán esta posibilidad-. Además, la capacidad real de integrar los programas, películas y series de televisión con el uso de las redes sociales tendrá previsiblemente un importante impacto en la producción de contenidos y en la defensa de la propiedad intelectual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario